Cuando la ansiedad no se produce a partir de una situación o motivo destacado y se mantiene en el tiempo, es momento de tratar el problema. Se ha convertido en un trastorno de ansiedad generalizada que tiene síntomas como cualquier otra enfermedad o trastorno. Por ello, es posible curar esta dolencia y mejorar la calidad de vida y el bienestar del paciente.

En ocasiones, se puede conseguir una baja por ansiedad, pero el problema no desaparecerá hasta que no se trate como debe. El afectado no puede seguir su vida normal si la ansiedad se instala como una amenaza permanente.

¿Cómo combatir la ansiedad?

cómo combatir la ansiedad

Para combatir la ansiedad lo fundamental es acudir a especialistas y profesionales sanitarios que tengan los conocimientos suficientes para realizar la terapia que se necesite. Cada tratamiento se adapta a la persona puesto que no todos los diagnósticos son iguales.

Por ello, el primer paso es acudir al médico correspondiente para que determine y diagnostique el problema exacto. A partir de ahí, ya será más sencillo que este profesional pueda recetar tratamientos adecuados y personalizados a la dolencia del paciente.

Por poner ejemplos, no es lo mismo tratar a una persona que sufre ansiedad tras ser víctima de una violación que a otra persona que no puede determinar el momento exacto en el que la ansiedad hizo aparición por primera vez. Es determinante el origen o causa de la ansiedad para saber tratarla.

Tan importante es lo anterior porque, además de los medicamentos y los ejercicios que se puedan recomendar, la ayuda psicológica es clave en el tratamiento. Muchas veces es necesario acudir a los gabinetes de los psicólogos para averiguar cómo enfrentarnos a situaciones de estrés o nervios sin que nuestro organismo se deje arrollar por los síntomas de la ansiedad.

Medicamentos contra la ansiedad

Dentro de las terapias que se establecen para combatir la ansiedad y otros trastornos relacionados es muy común acudir a los fármacos que detienen los síntomas del trastorno de ansiedad. Normalmente se trata de pastillas que tienen un efecto tranquilizador en la persona y evita el nerviosismo o el estrés.

Suelen ser psicofármacos como los ansiolíticos, concretamente benzodiacepinas, y los antidepresivos los que mejor ayudan a detener el avance de la ansiedad. Como ansiolíticos comunes encontramos el Loracepam o el Diacepam y disminuyen la intensidad y la frecuencia de los ataques de ansiedad.

Por otra parte, también ha surgido una nueva vía de medicación natural que utiliza los remedios caseros de antaño para tratar la ansiedad. Son alimentos o especias que pueden asemejar los efectos de la medicina tradicional.

No obstante, se escoja la opción que se escoja de tratamiento, lo importante es saber que se trata de una terapia beneficiosa para la persona afectada y que se avala con la reputación de especialistas en el tema. La salud es un tema muy importante y delicado y no podemos experimentar con nosotros mismos sin estar seguros del resultado.

Más peligroso es aún en el caso de los niños, dado que éstos están desarrollando todas sus capacidades y un mal tratamiento puede ser fatal en su crecimiento natural.

Consejos para superar la ansiedad

Consejos para superar la ansiedad

Además de los medicamentos y las consultas con especialistas en temas sanitario-mentales, también hay ciertos consejos que puedes tomar en tu día a día para prevenir su aparición o controlarla. Estos trastornos son más fáciles de controlar si conocemos cómo podemos prevenirlos.

Dormir bien

Es una de las actividades básicas para el ser humano, pero todavía es más importante cuando nuestra situación laboral, económica o sentimental está atravesando momentos angustiosos.

Nuestro cerebro necesita descansar para desconectar durante unas horas de las preocupaciones diarias. Si nos sentimos agotados, es más fácil que es organismo esté susceptible a sufrir ansiedad o nervios incontrolables.

No siempre hablamos de cantidad de horas durmiendo, más bien se trata de aprovechar las horas y que el descanso sea total en ellas. Además, es muy recomendable mantener una rutina de sueño, acostándonos y despertándonos siempre a la misma hora. También es importante que el lugar en que se duerma esté libre de incómodas luces o ruidos que trastoquen el sueño.

Comer adecuadamente

Muchas personas proclives a sufrir ansiedad van alterando poco a poco sus hábitos alimenticios y, ello, agrava todavía más los posibles síntomas.

Es esencial respetar el horario de las comidas y que éstas sean saludables. No se pueden olvidar las verduras, frutas y hortalizas que aportan los nutrientes necesarios para el organismo. A su vez, es reconocido que el exceso de hidratos de carbono, cafeína o teína afecta negativamente al trastorno de ansiedad y provoca nuevas situaciones de nerviosismo. Obviamente, también se prohíbe la ingesta de alcohol y drogas en los pacientes que sufren este trastorno de forma grave.

Por su parte, los alimentos que ayudan a regular la serotonina son claves en la lucha contra la ansiedad dado que es un neurotransmisor que ayuda a sentirnos bien.

Ejercitar la respiración

Junto con el sueño y la alimentación, saber controlar la respiración es fundamental para tratar o combatir la ansiedad.

Necesitas aprender técnicas de relajación que aporten beneficios para tu organismo. Con ellas es posible estimular el nervio vago que comunica el cerebro y el cuerpo como parte del sistema nervioso. Ayuda a que el organismo se tranquilice y controle mejor situaciones algo tensas.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la ansiedad?

Cuál es el mejor tratamiento para la ansiedad

No existe un único tratamiento adecuado para la ansiedad descontrolada. Cualquier medida y su resultado dependerá del paciente, el tipo de ansiedad y el origen de su trastorno.

Por ello es tan importante informarse adecuadamente de lo que es la ansiedad, de sus síntomas, causas y posibles tratamientos. Los especialistas deben estar presentes durante el proceso y un ambiente o entorno positivo es la mejor forma para detener el avance de un trastorno grave de ansiedad generalizada. El tiempo del tratamiento también debe ser delimitado por el profesional y muchas veces se trata de un proceso crónico que requiere terapia de por vida.

Con todo ello es posible mejorar la calidad de vida del afectado y lograr una normalidad en su vida diaria, consiguiendo que vuelva a hacer actividades que había dejado abandonadas. El tratamiento es básico y totalmente necesario en la vida del paciente.

Otras secciones que te pueden interesar:

Referencias: